ArteColaboradoresPropiedad Intelectual

Entre inspiración y copia: Entendamos el plagio en las artes visuales

Una fotógrafa y un publicista fueron «víctimas» de artistas famosos que tomaron sus creaciones para generar obras que vendieron en millones ¿Conoces estos casos?

Por Gabriela Campos. Parte 2.

Tal como se reseñó en el artículo anterior que puedes releer aquí, el plagio es un acto que muchos creativos deben enfrentar en algún punto de su carrera y que los priva de potenciales ingresos que sus obras puedan llegar a generar.

¿Qué ocurre cuando un artista visual famoso toma inspiración, referencias o interpreta a su manera una obra previamente realizada por otro creativo?

Desde que el arte se transformó en una industria y con los avances tecnológicos propios de nuestra era, el plagio ha estado presente más que en las épocas antiguas. Por lo que hasta los artistas famosos del siglo XX se han visto envueltos en la sombra del plagio. Así que conozcamos algunos de estos casos comenzando por uno de los máximos exponentes del pop art, Andy Warhol.

Detalle de la fotografía original de Patricia Caulfield.
Las acusaciones contra Andy Warhol

Recientemente, la Fundación Andy Warhol, la entidad jurídica que se encarga de gestionar las obras del celebre pintor, perdió una demanda presentada por la fotógrafa Lynn Goldsmith (un caso que ya fue analizado en Simbold, y que pueden encontrar en este link),  en la cual Goldsmith acusó al pintor de usar su fotografía del cantante Prince sin autorización para  la creación de la famosa Prince Series.

En 1964 Warhol posó con la serie «Flowers» para el lente del italiano Ugo Mulas.

Si bien este caso se ha convertido en uno de los más famosos del derecho de autor, no es el único donde el célebre artista ha estado envuelto, ya que estando en vida Warhol enfrentó acusaciones, llegando a los tribunales por ello. Uno de estos casos se trata de la demanda por plagio que Patricia Caulfield,  fotógrafa al igual que Lynn Goldsmith, demandó a Warhol, en la década de los 60.

Caulfield, que se especializó en fotos de naturaleza, realizó una serie de fotografías de flores que fueron publicadas por la revista Modern Photography. Warhol cuando vio las fotos intentó contactar a la revista para  obtener la autorización con el propósito de poder hacer una pintura basada en ellas.

La versión Pop por Andy Warhol.

Sin embargo, el pintor consideró que la cantidad de dinero que pedía la revista era muy alto, por lo que procedió a usar las fotos de las flores, sin autorización de la revista o de la fotógrafa,  para realizar la serie Flowers. Esta serie hizo su debut en 1964, convirtiéndose en todo un éxito para el pintor.

Debido al éxito de Flowers y al hecho de no haber sido reconocida como autora de las fotos originales en la que está basada la mencionada obra, Caulfield demandó a Warhol ante los Tribunales de Nueva York.

Prontamente, ambas partes llegaron a un acuerdo en el cual Warhol se comprometió a pagar una regalía del 25% de las ventas generadas por estampados  de la obra.

El aviso publicitario de la marca Naf Naf que fue «fuente de inspiración».
Cuando la “inspiración” está en la publicidad

El artista estadounidense Jeff Koons es uno de los más famosos de las ultimas tres  décadas, creando obras icónicas de la cultura pop como Ballong Dog, Seated Ballerina, Play-Doh, entre otras. Y al igual que Warhol, Koons  se ha enfrentado a varios problemas legales, siendo uno de los casos más famosos de este artista la demanda interpuesta por el publicista Franck Davidovici.  Davidovici, es un publicista que estuvo detrás de una campaña publicitaria de la empresa francesa de ropa Naf Naf, denominada Fait d’Hiver (que traducido al castellano sería “Hecho de Invierno”),  consiste en una modelo  que aparece como enterrada en la nieve, llegando un cerdito (es preciso indicar que el cerdito es la imagen de la empresa francesa), que lleva puesto como collar una botella de brandy, al modo de los perros rescatistas de la raza San Bernardo. Esta campaña fue realizada en 1985.

La versión escultórica de Jeff Koons.

Tres años después de la aparición de Fait d’Hiver, Koons presentó una escultura que representa a una mujer (cuyo rostro está basado en el de su entonces esposa) acostada encima de la nieve y llegando un cerdo que lleva puesto un collar de flores,  que está acompañado de un pingüino.

La escultura de Koons fue exhibida en el  Centro Pompidou de París en 2014 y al año siguiente fue adquirida por la casa de modas Prada, por un monto que supera los 4 millones de dólares.

Por su parte, Davidovici se enteró de la existencia de la escultura debido a la exhibición parisina, por lo que en 2015 presentó la demanda contra Koons ante un Tribunal de París. Finalmente, después de un juico que duró casi cuatro años, el Tribunal parisino declaró con lugar la demanda de Franck Davidovici, por lo que Jeff Koons fue condenado a pagar 170 mil dólares por plagiar la publicidad Fait d’Hiver.

Play-Doh, otra obra Pop de Jeff Koons que toma título de una marca comercial.

En la sentencia, el Juez del caso indicó que tienen la “misma puesta en escena” y que la expresión y el cabello de la mujer de la escultura era la misma en la publicidad.

Es preciso indicar que Jeff Koons al igual que Andy Warhol son conocidos por ser artistas pop que usan  imágenes icónicas de la cultura pop en sus obras, casi sin muchas modificaciones, lo cual les ha traído estos problemas legales.

Estos casos tienen en común el hecho de que artistas famosos, que logran generar grandes cantidades de dinero con la venta de una sola de sus obras, usan sin autorización obras originales de artistas que no tienen tanto reconocimiento ni generan grandes ganancias con la ventas de sus obras.

Pero, la pregunta sería ¿cómo pueden los jóvenes artistas protegerse del plagio? Pues bien, en una próxima entrega se tratará este temas. Así que atentos.

Más info

@igabcm

Compartir: